En el vasto y a veces enigmático mundo del SEO, pocas cuestiones han generado tantos debates y malentendidos como la del contenido duplicado. La creencia popular sostiene que Google penaliza automáticamente a los sitios web por tener contenido que aparece en más de un lugar en la web. Sin embargo, esta creencia es más un mito que una realidad. A través de este artículo, exploraremos cómo Google realmente maneja el contenido duplicado, apoyándonos en información de fuentes confiables como SISTRIX, SEMrush y el propio blog de Google para desarrolladores.

Imaginemos por un momento que estamos en los zapatos de un webmaster que administra un sitio de comercio electrónico. Este sitio tiene múltiples páginas que muestran el mismo producto, pero con ligeras variaciones en la URL debido a diferentes colores o tamaños. Aquí es donde surge la preocupación: ¿Está Google penalizando mi sitio por tener estas páginas que, en esencia, muestran el mismo contenido?

La respuesta corta es no. Google no penaliza automáticamente este tipo de contenido duplicado. En su blog para desarrolladores, Google aclara que no existe una “penalización por contenido duplicado” en la forma en que muchos lo temen. Si bien hay penalizaciones relacionadas con la duplicación de contenido, como la copia de contenido de otros sitios sin agregar valor, estas son situaciones específicas y claramente definidas en las Directrices para Webmasters de Google.

https://developers.google.com/search/blog/2008/09/demystifying-duplicate-content-penalty?hl=es

Entonces, ¿cómo maneja Google el contenido duplicado? En lugar de penalizar, Google intenta filtrar el contenido duplicado para ofrecer a los usuarios la menor cantidad de resultados redundantes posible. Esto se logra agrupando URL duplicadas y seleccionando la “mejor” URL para representar al grupo en los resultados de búsqueda. Además, Google consolida las propiedades de las URL del grupo, como la popularidad de los enlaces, para la URL que las representa.

Tomemos otro ejemplo: un bloguero que publica el mismo artículo en varios sitios web. Aquí, el contenido duplicado externo entra en juego. Aunque este tipo de duplicación puede limitar el potencial de un sitio web en términos de SEO, no resulta en una penalización directa. Sin embargo, Google puede tener dificultades para determinar qué versión del contenido es la más relevante, lo que podría afectar la visibilidad del contenido en los resultados de búsqueda.

Para manejar el contenido duplicado, existen varias técnicas y buenas prácticas. Por ejemplo, el uso de la etiqueta hreflang es crucial para el SEO internacional, permitiendo a Google entender que el mismo contenido está dirigido a diferentes audiencias en diferentes idiomas o regiones. Además, establecer URLs canónicas o crear redirecciones 301 ayuda a Google a comprender cuál es la versión preferida del contenido. También es importante reivindicar la autoría de los contenidos y asegurarse de que cada pieza aporte valor único y relevante.

Consideremos el caso de un sitio web que tiene versiones en varios idiomas. Aquí, la etiqueta hreflang informa a Google que, aunque el contenido es similar o idéntico en diferentes versiones lingüísticas del sitio, cada una está dirigida a un público específico. Esto ayuda a evitar cualquier malentendido sobre la duplicación del contenido.

En otro escenario, un sitio web de noticias podría publicar artículos que son muy similares en contenido pero dirigidos a diferentes regiones geográficas. Aquí, la implementación de URLs canónicas puede ayudar a señalar a Google cuál es la versión principal del artículo, evitando así la dilución de la autoridad del sitio web en los resultados de búsqueda.

Es crucial también entender cómo el contenido duplicado puede afectar la eficiencia con la que Googlebot rastrea y muestra el contenido en los resultados de búsqueda. Cuando Googlebot encuentra múltiples URL en un sitio, tiene que rastrear cada una de ellas antes de saber si tienen el mismo contenido. Cuanto más tiempo y recursos gaste Googlebot rastreando contenido duplicado en varias URL, menos tiempo tendrá para llegar al resto del contenido del sitio.

En resumen, tener contenido duplicado puede afectar a tu sitio de muchas formas, pero, a menos que se haya duplicado contenido deliberadamente con la intención de engañar o manipular los resultados de búsqueda, es poco probable que el sitio reciba una penalización. Esto significa que los webmasters, especialmente aquellos con un nivel de experiencia entre principiante e intermedio, no necesitan dedicar demasiados esfuerzos al contenido duplicado, ya que la mayoría de los motores de búsqueda tienen los medios necesarios para tratarlo por sí mismos.

En conclusión, el contenido duplicado no es un delito capital en el mundo del SEO. Sin embargo, es un factor que requiere atención y manejo cuidadoso. Al adoptar estrategias para manejar adecuadamente el contenido duplicado y asegurarse de que cada pieza de contenido aporte valor único y relevante, los webmasters pueden mejorar la eficiencia de sus sitios y su rendimiento en los resultados de búsqueda de Google. Después de todo, el objetivo final es proporcionar a los usuarios la mejor experiencia posible, ofreciendo contenido relevante y valioso que satisfaga sus necesidades de búsqueda.